Copyright © 2010-2013  Paolo Fallini CX2UA  All Rights Reserved.
Estación móvil del servicio de telegrafia sin hilos dependiente del Ministerio de Guerra y Marina

Como sucedió en todo el mundo lo primero que relacionado al tema radio, irrumpió en nuestro país fue la telegrafía sin hilos.
En ese sentido, puede considerarse el principal o más importante punto de partida, la resolución del Presidente de la Republica Claudio Williman del 19 de marzo de 1910
Por la que se nombra una comisión encargada de estudiar un plan para la implantación de estaciones y servicios de telegrafía sin hilos en el país.
Esta comisión fue integrada por el Ing. Bernardo Kayel, el Ing. Víctor Benavidez y el señor Francisco Constanzo.

En la época existían dos sistemas para transmitir en telegrafía ambos a "chispa" (en futuros artículos estudiaremos mas sobre estos sistemas) por supuesto y los integrantes de la comisión no pudieron aunar opiniones sobre cual era el mas conveniente a los fines que se perseguían, por lo que finalmente resolvieron elevar informes en discrepancia, el Ing. Benavides y el Sr. Constanzo por un lado y el Ing. Kayel por otro.
El 22 de junio de 1910 el Poder Ejecutivo opto por el sistema telegráfico aconsejado por el Ing. Kayel, para ser usado por la red telegráfica del país, que funciono prácticamente hasta el año 1926, actuando la estación Cerrito como Estación Central y sus dependientes lo fueron Paso de los Toros, Rivera, Santa Clara de Olimar, Salto, Melo y Treinta y Tres.

Al año siguiente exactamente el 20 de febrero de 1911, se nombra al Ing. Kayel inspector general técnico de Telegrafía sin hilos, que a la sazón era subinspector del Telégrafo Nacional.
Entre tanto se había confeccionado un plan de organización que fue aprobado para el funcionamiento de estos servicios, que los hacia depender de la Dirección General de Correos y Telégrafos, pero antes de comenzar a prestar servicios por decreto de marzo de 1911, pasaron a depender del Ministerio de Guerra y Marina.
Para ordenar y Encauzar el funcionamiento de los servicios de telegrafía sin hilos, con anterioridad a estas fechas ya se habían celebrado conferencias de carácter internacional en diversas capitales de Europa.

Con respecto a la adhesión del Uruguay a los primeros Tratados y Convenciones de Radiotelegrafia, debemos destacar el envió del Ing. Kayel (figura que en futuros artículos estará presente en los mas importantes desarrollos del país siempre apoyado por el presidente de la época Sr. Gabriel Terra) a la Conferencia Internacional Radiotelegráfica de Berlín en 1906, que nuestro representante suscribió al referéndum.
Como hasta 1911 aun los poderes públicos correspondientes no habían ratificado esta adhesión, el Ing. Kayel se vio obligado a reiterar al Gobierno su solicitud en ese sentido para que la Asamblea General aprobase la ratificación elevada por el Poder Ejecutivo el 26 de octubre de 1908.

La principal razón de la preocupación demostrada por el Ing. Kayel, radicaba en la razón de que en junio de 1912 se llevaría a cabo en Londres la celebración de otro Congreso Internacional de Telegrafía sin Hilos y allí el delegado de nuestro país no tendría voto, de no contarse con la ratificación tan largamente esperada.

Solucionados estos iniciales problemas y una vez instalada la Estación Cerrito, se comenzó a establecer comunicaciones a distancia, no solamente con los barcos, sino también con las estaciones fijas incluidas las instaladas en el interior de nuestro país.
En noviembre de 1912 la Inspección General de Telegrafía sin Hilos comunica al Ministerio de Guerra y Marina que se ha podido establecer servicio bastante regular entre Estación Cerrito y las islas Malvinas a 1800 Km.

Con motivo de la iniciación de los servicios regulares de la Estación Cerrito, la Inspección General de Telegrafía sin Hilos solicito el cese de las operaciones de las otras dos estaciones de telegrafía sin hilo y " a chispa " que habían sido autorizadas anteriormente a operar en forma precaria, estas eran la Compañía Marconi de Telegrafía sin Hilos del Rió de la Plata y la Compañía de Ernesto Quircke instaladas en Punta del Este y Cerrito respectivamente.
Esta solicitud fue aprobada creándose de esa manera una centralización o monopolio de estos servicios en la orbita del Estado.

No se hizo todo ello sin esfuerzos se desataron agudas polémicas y las empresas particulares desarrollaron una fuerte resistencia en oposición a estas medidas, pero finalmente debieron ceder y paralizar sus actividades, aunque la Estación de Punta del Este Perteneciente a la Compañía Marconi volvió a emitir mensajes comunicándose con los buques, desatendiendo lo resuelto por el Gobierno de manera que fue necesario detenerla mediante el uso de la fuerza publica.


Cuando el nuevo equipo fue librado al servicio en sustitución del viejo transmisor a chispas cesaron las interferencias iniciándose entonces la era electrónica de la telegrafía sin hilos en nuestro país.
Esta etapa marco un enorme avance de la radio en Uruguay y permitió poner en marcha el desarrollo de la radiodifusión.

Fue a partir de ese momento que los receptores invadieron los hogares Uruguayos y surgieron nuevas Estaciones de Broadcasting en el país.

Este artículo fue escrito por el Sr. Dante Tartaglia para la Revista Corriente Alterna N° 500 en mayo de 1970.

En futuros artículos tendremos otras etapas de la radio y las comunicaciones en Uruguay.

La Estación Cerrito con sus emisiones que duraban casi las 24 horas del día, interfería a las estaciones de radiodifusión existentes en la década del 20, en la que comenzaron a instalarse, tanto en Montevideo como en Buenos Aires.

Cerrito tenia un transmisor de 2,5 Kw. a 3 Kw. de potencia de salida con su transmisor a chispa y operaba en longitudes de ondas de 600 a 2400 mts.

Estos sistemas a chispa emitían energía también en una amplia banda del espectro en que operaban las estaciones de radiodifusión, causando tal interferencia en los receptores que hacían casi imposible disfrutar de los programas radiales.

Fue en el año 1925 que se decidió la adquisición de un nuevo equipo de ondas continuas a válvulas para la Estación Cerrito con lo cual desaparecerían las interferencias, entonces los receptores de la época un tanto rudimentarios podrían hacer escuchar sin molestias las programaciones de las distintas estaciones de radiodifusión de Montevideo y Buenos Aires

Medallas conmemorativas de la Estacion Cerrito