A mediados de los años 70 del siglo pasado los oyentes radiales y los radioaficionados del mundo entero, y no sólo ellos, se quedaron pasmados ante la señal superpotente inesperadamente aparecida, de transmisor desconocido que operaba en onda corta. La señal cubría simultáneamente unos 7 u 8 canales o sea, una banda ancha de aproximadamente 40 kilohercios.
La señal aparecía de golpe y se movía, básicamente de una frecuencia superior a otra inferior y en su trayecto cubría incluso las señales de las emisoras de mayor potencia en el mundo. De vez en cuando esta señal poderosísima se detenía en alguna banda ancha de 40 kilohercios en la que comenzaba a emitir su superseñal por espacio de varios minutos. El propio sonido transmitido se percibía por el oído humano como el emitido por el pájaro carpintero al picotear la corteza de un árbol.
La periodicidad de los sonidos repetitivos era de unos 6 a unos 10 segundos, y la frecuencia de las señales de “picoteo”, de unas 10 veces por segundo.
Aquella señal extraordinariamente potente se emitía por el diapasón de 7 a 19 megahercios y afectaba las bandas de 16 a 41 metros de onda corta. La señal se escuchó por vez primera el 4 de julio de 1976.
Se afirma que las últimas señales se habían captado a finales de 1989 pero, de vez en cuando, aparecen noticias de haberse captado nuevamente en diferentes zonas del globo esas señales.
La afirmación más reciente es del director técnico de Radio Ucrania Internacional, del mes de septiembre del año en curso. Dice él que la señal cortaba en determinados momentos todos los tipos de comunicaciones radiales de radioaficionados y de emisoras utilitarias y asimismo cualquier tipo de transmisión radial y otras actividades electromagnéticas.
Las frecuencias armónicas del “pájaro carpintero” irrumpían incluso en las redes telefónicas y perturbaban las emisiones de TV en los años en que no había todavía televisión por cable.
Con la ayuda de satélites militares y otros equipos especiales fue localizada la zona desde la cual provenía ”el picoteo” del “pájaro carpintero”.
En los mapas la zona estaba designada con el nombre de “campamento de pioneros” en la entonces URSS. Muy recientemente se esclareció que los “pájaros carpinteros” eran tres. En el año 1988 la Comisión federal de Investigaciones de EE.UU. concluyó que la extraña instalación era un radar de nueva generación de la familia de los llamados radares sobre el horizonte, o sea Over the Horizon, en inglés.
Así “el pájaro carpintero” emite una señal dirigida a la ionosfera que, tras reflejarse en ésta retorna a un dispositivo receptor. La señal, en su trayecto verifica si hay alteraciones de la ionosfera causadas por el paso de misiles balísticos. El paso de éstos provoca el llamado efecto de “desionización” y esto repercute en la reflexion de las ondas radiales, concretamente de las ondas cortas.
Con respecto a esta misteriosa instalación se hicieron miles de estudios e investigaciones en el mundo entero pero por la estricta confidencialidad en que está envuelta esta actividad se desconoce hasta hoy en día para qué exactamente servía el extraño equipo.
Cabe mencionar únicamente las conclusiones principales que se han desprendido de algunos de los numerosos estudios científicos efectuados en aquellos años por prestigiosos institutos y universidades. Son muy diversas y aluden a comunicaciones con submarinos, jamming de programas de radio, barrido electrónico de toda la tierra, alteración artificial de los fenómenos atmosféricos, contactos radiales con extraterrestres, dispositivo para provocar seísmos artificiales o alterar la mente y conciencia humanas etc.
La potencia de la señal oscilaba de 10 a 40 mil kilovatios y el ancho de su banda era de 40 kilohercios. Operaba en onda corta, la señal se desplazaba por el dial, se detenía por un instante, y seguía emitiendo su sonido característico, de unos 10 "picoteos" por segundo. De ahí surgió el nombre de "el pájaro carpintero soviético" que cubría a su paso cualquier tipo de comunicaciones radiales y sus frecuencias armónicas perturbaban el funcionamiento de una amplia gama de aparatos que iban de televisores a teléfonos.
Según la Comisión Federal para las Comunicaciones de EE.UU. se trataba probablemente del ya mencionado radar sobre el horizonte que examinaba los restos de gases en la ionosfera, emitidos por misiles que por ésta habían cruzado.
Sea como fuere, aquella instalación ha sido la fuente más potente de radiación electromagnética en la historia de la humanidad.
Los radioaficionados en el mundo eran igualmente afectados por el "pájaro carpintero", sobre todo en los contactos que establecían en 14 megahercios. Por esta razón en algunos clubes de radioaficionados del mundo se confeccionaron dispositivos que emitían en antifase impulsos rectangulares o bien el sonido ya grabado del "pájaro carpintero" con el fin de entorpecer el funcionamiento del dispositivo receptor de aquel radar sobre el horizonte, tras no haber podido interferir el de transmisión.
El tema del "pájaro carpintero" fue examinado en decenas de estudios científicos y escritos periodísticos, difíciles de enumerar y resumir. La dificultad proviene del hecho de que aquella instalación está envuelta hasta hoy en día en estricta confidencialidad en cuanto al destino que tenía.
La instalación se puede ver por medio del sistema Google Imaginero en Internet, en la zona del río Pripiat, en Ucrania. El río cobró triste fama en relación con el accidente de Chernobyl. Se aprecian una al lado de la otra, las dos instalaciones. El transmisor tiene unas dimensiones gigantescas, y el receptor a su lado, de altura notablemente inferior, la tiene similar a la de un edificio de 20 pisos. Las dimensiones supuestas de la estructura de transmisión son unos 350 metros de largo por unos 130 de alto. La propia "losa" de transmisión está compuesta de centenares de dipolos circulares ordenados en altura, en forma horizontal y en diagonal. Conviene agregar que un 10% de la energía generada por uno de los reactores nucleares de la central de Chernobyl se empleaba en la alimentación del descomunal radar.
Las instalaciones de radio de enorme potencia no se limitan únicamente al mencionado "pájaro carpintero". Suman 8 en total y todas y cada una empiezan por la letra D en ruso.
Copyright © 2010-2013  Paolo Fallini CX2UA  All Rights Reserved.